Caso LeMonde

1945

Fotografía de Jack LeMonde (seudónimo), registrada en junio de 1945 en Burkbank, California.

El señor LeMonde porta uniforme militar por haber servido a la Marina de los Estados Unidos.

La foto fue capturada por su padre (un productor de películas técnicamente con experiencia), utilizando una cámara alemana Voightlander, con un objetivo Kart Zeiss f 3.5, longitud focal de aproximadamente 10 cm., velocidad de obturación de 1/50 de segundo y rollo Kodak 120 ASA-25.

Inicialmente, dice LeMonde, pensaron que se trataba de algún avión a distancia o de una partícula de polvo sobre el negativo, así que colocaron la foto en el álbum familiar sin darle mayor importancia a lo que se observaba en el cielo y ahí permaneció por espacio de 50 años.

A la muerte de su padre, algunos miembros de la familia le solicitaron copias de fotografías del álbum, por lo que el testigo escaneó algunas de ellas, analizando a detalle el “defecto” de la imagen de 1945, realizando además algunas ampliaciones.

En primer lugar pensó en una lámpara de la calle y que el poste se hubiera encubierto por la luminosidad, o que pendiera de un hilo tan fino que no sería perceptible en la foto. Pero el objeto le parecía demasiado extraño y no quedaba convencido con la idea del alumbrado público.

2000

La foto es analizada por el Dr.John Alexander, del National Institute for Discovery Science.

Peter Gersten, director de “Caus” (http://www.caus.org/), contactó con el Dr. John Alexander para solicitarle su opinión respecto a la foto que había recibido para publicarla en su sitio web.

El doctor quedó intrigado con la imagen, por lo que pidió a Gersten que le ayudara a entablar comunicación con el autor, y después de varios mensajes a través del correo electrónico, concertaron una cita para reunirse el día 9 de marzo del 2000.

El investigador de sorprendió agradablemente porque el testigo no tuvo reparo en entregarle la foto original para que la analizara. Al parecer el negativo se perdió, tomando en cuenta que ya habían transcurrido más de 50 años de haberse capturado la imagen.

El Dr. Alexander intentó, en primera instancia, corroborar la fecha de la imagen, así que recurrió al consejo de un antiguo miembro de la Unidad Fotográfica Especial del FBI. Éste le indicó que el único método para verificar la antigüedad consistía en aplicar emulsiones químicas que destruirían la foto, por lo que el investigador desistió de esa prueba y se limitó a observar la imagen de cerca, no encontrando alteraciones aparentes y corroborando que la persona uniformada era la misma que le entregó el original.

Posteriormente recurrió a Peter Stankiewicz, un experimentado analista de fotografía de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y actual administrador del laboratorio fotográfico más grande en Las Vegas.

Ambos examinaron la imagen utilizando un microscopio, encontrando coherencia en los ángulos de luz e intensidad y no distinguiendo en el grano de la foto ninguna estructura susceptible de sostener al objeto, destacando que era demasiado nítido como para tratarse de algo lanzado al aire, ya que debido a la velocidad de la obturación habría salido borroso.

Finalmente, el Dr. Alexander rechazó la idea de la lámpara porque no encontró modelos similares que correspondieran a esa época y que estuvieran dispuestos en hilos o cables sin apoyos fijos; además consideró que el objeto se encontraba más distante que la construcción del arco y por consiguiente era algo de mayores dimensiones que cualquier lámpara común.

El investigador considera que LeMonde es un hombre honesto, que no persigue fines de lucro ni de fama, ya que no aceptó recibir dinero por una reproducción del material y además le solicitó mantener en el anonimato su verdadera identidad.

El Dr. Alexander regresó la fotografía al testigo, otorgando su punto de vista y concluyendo que probablemente se trató de un platillo volador, comparando la imagen con otra proporcionada por el ufólogo Michael Hesemann, del año 1966 en Virginia.

** Fuente: http://www.nidsci.org/news/lemonde.php **

2001

En agosto del 2001, John Lereau ofrece otra explicación diferente a la del Dr. Alexander, aseverando que se trata de una lámpara con recubrimiento de cerámica y presentando fotos de los años 30´s.


** Fuente: http://www.nidsci.org/news/lemonde_update.php **

2001

El Dr. Alexander da respuesta a la carta de John Lereau, afirmando que durante los análisis microscópicos realizados a la foto de LeMonde, no se observó ningún indicio de que el objeto estuviera pendiendo de algún hilo o cable. Además, detrás del cuello del caballo, cerca de la silla de montar, se pueden ver los arcos de alguna construcción, que proporcionan un marco de referencia para determinar ciertos parámetros, concluyendo que el objeto se encuentra a mayor altura de la que podría estar el alumbrado público. Por tanto, según Alexander, si se hubiera tratado de una lámpara resultaría perfectamente visible el mecanismo de soporte.

En la comprobación del alumbrado de Burbank, de 1945, se determinó que las luces estaban situadas sobre postes de concreto, destacando que en la foto analizada no se observa ningún poste con esas características.


El alumbrado en Burbank (1940)

Como también se sugirió que la foto estaba manipulada, el Dr. Alexander explicó que la imagen publicada en el sitio de Internet es una versión digitalizada y que él analizó la foto original. Aclarando que incluso no quiso corregir los defectos de impresión para no alterar la evidencia.

** Fuente: http://www.nidsci.org/news/lemonde_commentary.php **

2004

Con motivo del aniversario del caso LeMonde, el 1º. de junio de 2004, James Neff publicó un análisis complementario en la página web “Rense”, adoptando la misma posición que el Dr. Alexander, comparando el grano de la fotografía así como las distancias entre los objetos que en ella aparecen.

En su estudio de bordes y contraste, Neff localizó “un hilo” en extremo superior izquierdo, pero le restó importancia porque no implica directamente al motivo de estudio.

Aunque no distinguió ningún cable en torno al objeto, examinó no obstante, la hipótesis de líneas eléctricas que sostengan a la posible lámpara a partir de un poste visible, sin embargo, posiblemente las líneas del cableado no pasaran precisamente por donde estaba LeMonde y el caballo. En cualquier caso, no se ve rastro en la imagen de la presencia de un hilo, recordando a la vez que los establos de Pickwick se sitúan en una zona rural, con limitaciones de líneas eléctricas y telefónicas.

James Neff estimó, al igual que el Dr. Alexander, que el objeto se encontraba más distante que la construcción con arco, por tanto, de ser una lámpara, se tendría que ver el soporte.

Este investigador, además, realizó una comparación entre la foto de LeMonde y otra obtenida en el año 1932, encontrando que en ambos casos los fotógrafos no vieron físicamente a los objetos.


Ampliación de la foto de Sutton (1932)

Una vez más los niveles de negros y el grano del objeto determinan los contrastes del primer plano, situando al ovni a gran altura y distancia considerable, sin rastros de alambres, líneas o postes.

** Fuente: http://www.rense.com/general53/tm_jun.htm **

2006

“Analizando la fotografía de origen, no hay cable aparente sobre el cielo; sin embargo, ajustando los tonos se aprecia el trazado de un hilo demasiado tenue para apreciarse con facilidad. Casi paralelo a un hilo más cercano y más visible que pasa por detrás de LeMonde, cruzando la posición del objeto”.


** Fuente: http://www.genciencia.com/2006/03/09-objeto-volador-plenamente-iden.php#more **


“Las lámparas cubiertas con cerámica esmaltada hacen su aparición en los años 30´s… Se encuentran aún en California, aquí en Pasadena, suspendidas directamente al hilo eléctrico”.

** Fuente: http://www.rr0.org/Dossier/1945_LeMonde/ **

Comentario personal

Retomando la posibilidad antes citada, me llama la atención la ausencia de cables y del aditamento señalado con flechas, si en realidad se tratara del alumbrado público la foto de LeMonde.

Revisando iluminaciones similares, observo que casi siempre este tipo de lámpara está cercana a un poste, situación que no aprecio en la imagen de 1945.

Sin demeritar el trabajo de ninguna persona, considero que los resultados de una pesquisa ufológica son más confiables cuando se analiza la fotografía original, se entrevista al testigo y se hace una investigación en el lugar de los hechos.

Es de gran valía, en mi criterio, el análisis microscópico que realizaron el Dr. Alexander y Stankiewicz, y si ellos no observaron ningún indicio de cables donde estuviera suspendido el objeto, me resulta difícil pensar que nosotros podamos encontrarlo, sin tener acceso al material original.

No por ello me cierro a las posibles explicaciones, simplemente no encuentro sentido a la hipótesis de que LeMonde mienta, ya que no persigue fines económicos ni de protagonismo; ni creo que un profesional de la talla de Peter Stankiewicz no hubiera encontrado el hilo del cual pendía la lámpara, si es que en realidad se trataba del alumbrado público.

El tiempo y los ufólogos dirán la última palabra del polémico caso LeMonde.

Atte.
Profra. Ana Luisa Cid

Fuentes: