Caso Coyame
Chihuahua, México, 1974

Por Ana Luisa Cid

De acuerdo a las investigaciones de Vince Johnson, un objeto volador no identificado colisionó con un avión civil en el desierto de Coyame, durante la noche del 25 de agosto de 1974.

Según su informe, a las 22:07 hrs. el radar de la defensa aérea de Estados Unidos detectó un objeto desconocido en el área del Golfo de México, desplazándose a 4,500 km/h y a una altitud de 75,000 pies, en un curso que interceptaría al territorio estadounidense (cerca de 40 millas al suroeste de Corpus Christi, Texas).

Después de un minuto de observación, el objeto desaceleró dando una vuelta repentina de 290° e iniciando un descenso en pendiente lenta, con dirección al espacio aéreo mexicano, a 64 km. al sur de Brownsville, Texas.

El radar lo siguió hasta un punto cercano de la ciudad de Coyame, en el estado mexicano de Chihuahua, no lejos de la frontera con Estados Unidos. En este sitio el objeto volador desapareció repentinamente de las pantallas del radar.

El descenso fue escalonado, no en curva ni en línea recta, manteniendo cada nivel por espacio de cinco minutos. El objeto fue seguido por dos diversas instalaciones militares del radar. Habría estado dentro de la gama del radar civil de Brownsville. El punto de la desaparición se situaba sobre una zona árida y poco poblada del norte de México.

Inicialmente asumieron que podía ser un meteorito debido a la trayectoria de vuelo de alta velocidad y descendente. Pero éstos viajan más rápido y descienden en un arco liso, no en “pasos.” Además los meteoritos no realizan treinta y cinco cambios de grado en curso.

Poco después de la detección se hizo una llamada de alerta a la defensa aérea. Sin embargo, antes de que cualquier forma de interceptación actuara, el objeto dio vuelta en una dirección no le llevaría al territorio de los E.E.U.U., por lo que la alarma fue apagada en un plazo de veinte minutos después de su desaparición en el radar.

Cincuenta y dos minutos después de que dejaron de verlo en la pantalla, el radio civil indicó tráfico de un avión que había entrado en esa área. Pero estaba claro que el avión que había salido de El Paso, Texas con destino a la Ciudad de México no era lo que habían detectado sobre el Golfo de México.

El avión civil fue observado, sin embargo, desapareció en la misma área y al mismo tiempo que el objeto desconocido, sugiriendo una colisión entre ambos.

Al día siguiente las autoridades mexicanas comenzaron la búsqueda del avión. Aproximadamente a las 10:35 hrs. vino un informe de radio comunicando que algunos restos del aeroplano habían sido detectados en el aire. Casi inmediatamente se dio un segundo reporte, de otro “avión” en la tierra, a pocas millas del primero. Minutos más tarde un informe adicional indicó que el segundo “avión” era de forma circular, y al parecer, de una sola pieza, aunque estaba dañado. Después las oficinas mexicanas declararon silencio de radio para la búsqueda.

Las comunicaciones fueron interceptadas por Estados Unidos a través de los canales de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), según Johnson.

La CIA comenzó inmediatamente a formar un grupo de recuperación. La velocidad con la cual fue montado el equipo sugiere que esto fuera un ejercicio bien ensayado, o bien, que ya había sido realizado anteriormente.

Mientras tanto, se iniciaron las peticiones de intervención en los niveles más altos. Estados Unidos solicitó al gobierno mexicano que le permitieran ingresar con su equipo de rescate, pero la propuesta fue denegada, ya que las autoridades mexicanas afirmaban que sólo era un avión siniestrado, negando los demás hechos.

No obstante, a las 21:00 horas del 26 de agosto, el equipo de recuperación norteamericano ya se encontraba preparado en la base de Fort Bliss, con 4 helicópteros: 3 de tipo “Huey” y un gran “Sea Stallion”.

Los estadounidenses evaluaban la situación, vigilando a través de satélites espías y aviones que volaban a baja altura, revelando que los mexicanos tenían al objeto recuperado en un camión, seguramente para sacarlo del desierto.

En este punto, la CIA tuvo que tomar decisiones; permitir que el “avión” desconocido permaneciera en manos del gobierno mexicano o lanzar el equipo de recuperación para rescatar al ovni. Sin embargo, los satélites indicaron que el convoy mexicano había detenido su marcha antes de alcanzar cualquier área habitada o carretera.

Las fotos demostraban que todos los carros y jeeps pararon, algunos con las puertas abiertas, y que había dos cuerpos humanos en la tierra, al lado de los vehículos. Por lo anterior, enviaron al grupo de rescate norteamericano, soportado con la llegada de equipo adicional.

Los cuatro helicópteros siguieron la frontera abajo hacia Presidio, después el norte mexicano dando vuelta e incorporándose al espacio aéreo de Candelaria. Estaban sobre el sitio del convoy a las 16:53 horas. Todo el personal del equipo mexicano estaba muerto, la mayoría dentro de los carros.

Algunos miembros del grupo de Estados Unidos vestían con trajes de bioprotección.

El objeto volador estaba atado con cadenas en la parte trasera de un camión mexicano, así que ellos configuraron de nuevo las correas y conectaron un cable de carga al “Sea Stallion” para llevarlo de esta forma a los Estados Unidos.

A las 17:14 horas, el objeto recuperado se ubicaba en territorio norteamericano. Los helicópteros “Huey” salieron a las 17:46 hrs. Sin embargo, antes de abandonar el sitio, los miembros del equipo de recuperación recolectaron los vehículos y los cuerpos mexicanos, destruyéndolos con potentes explosivos. Esto incluyó los restos del avión civil que había estado implicado en la colisión, borrando de esta manera cualquier rastro o evidencia.

Entonces se dirigieron a un punto de las montañas Davis, aproximadamente 25 millas al noreste de Valentine. Allí aterrizaron y esperaron hasta las 02:25 horas de la mañana siguiente, momento en que retomaron el vuelo.

El disco recuperado fue transferido a un camión lo bastante grande para manejarlo junto con el objeto desconocido, que fue ocultado totalmente. Algunos militares de los “Huey” viajaron en el convoy.

Todos los helicópteros volvieron a sus bases originales para los procedimientos de descontaminación. El convoy continuó directo, usando los caminos traseros y carreteras más pequeñas, permaneciendo lejos de las ciudades. El destino era, según se informa, Atlanta (Georgia).

Aquí la evidencia se diluye. Un informe, no confirmado, dice que el disco fue transferido eventualmente a la base de Wright-Patterson AF. Otro asegura que fue llevado a un lugar desconocido y otro afirma que se encuentra en una base de Georgia..

La mejor descripción del ovni dice que era un disco de casi 5 metros de diámetro, con un grosor de metro y medio, convexo en ambos lados. Sin ventanas ni puertas visibles, de color plateado como el acero pulido. Que no tenía luces ni sistemas de propulsión a la vista. Sin marcas o logotipos. Estiman que pesaba 680 kg., de acuerdo con el efecto del peso en el helicóptero que lo transportó.

También señalaron que el disco volador estaba dañado, con un agujero irregular de aproximadamente 30 cm. de diámetro y con una abolladura de 60 cm. de ancho. Probablemente el agujero fue causado por la colisión con el avión civil.

El impacto ocurrió mientras el objeto viajaba aproximadamente a 3,146 km/h, de manera uniforme, no haciendo caso de la velocidad del avión civil, por tanto, la colisión habría sido considerable. Lo anterior coincide con la descripción de la aeronave que fue casi totalmente destruida.

El segundo daño pudo haber resultado cuando el objeto impactó con la tierra.

No se hace ninguna mención de los ocupantes del avión y se desconoce si recuperaron algún cuerpo

Desafortunadamente no se sabe qué causó la muerte de los militares mexicanos. La especulación se extiende a un producto químico lanzado del disco como resultado del daño o a un agente microbiológico, siendo lógica la premisa de que los agentes mexicanos tomaron algún cuerpo extraterrestre para su análisis, aunque no hay certeza en el dato. Quizás no tenían los medios adecuados para transportar lo que pudo ser un cuerpo biológico contaminado.

Los reportes de la Administración Federal de Aeronáutica (FAA) no refieren informe alguno sobre el desplome del avión civil, probablemente porque no implicó una aeronave de los Estados Unidos.

Los hechos se han recolectado a partir de testigos, así como un documento que ha sido destruido parcialmente.

En febrero de 1993 estas notas pasaron a manos de Vince Johnson y su equipo, quienes a su vez compartieron la investigación en 1996 con el grupo mexicano GIFAE, presidido por el Ing. Gilberto Rivera.

Quedan en el aire las preguntas: ¿Por qué el objeto recuperado se llevó a Atlanta? ¿El Comando de Defensa del Espacio Aéreo Norteamericano (NORAD) tiene expediente de los hechos? ¿De dónde provenía ese disco volador?

Comentario personal

Esta historia se conoce por testimonios orales de los pobladores de Coyame y por los reportes del investigador norteamericano Vince Johnson, no existiendo por el momento ningún acta oficial que avale los acontecimientos.

¿Verdaderamente existió la colisión del ovni con el avión civil en Chihuahua?

No lo sabemos a ciencia cierta, lo que sí es una realidad es que el caso Coyame representa un clásico de la Ufología Mexicana, digno de investigaciones y análisis a profundidad, destacando que surgió nuevamente a la opinión pública gracias al programa “Mexico´s Roswell”, del canal “The History Channel”, donde amablemente me invitaron a participar en septiembre del año 2005.

Recreación del caso Coyame por “The History Channel”

Productores Mónica Haim y Scott Miller

Atte.
Profra. Ana Luisa Cid

 

Traducción libre de Eduardo Iván Nieto Cid

Fuente: The History Channel